ENGLISH

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

COMENTARIOS Y CRÍTICAS SOBRE LAS OBRAS DE JUAN LÉMANN
(Por orden alfabético)

  • “AKUSTIKA” (1992)

EL MERCURIO - Revista Wikén, Viernes 24 de junio de 1994.-
Gianni Schicchi

A Tempo
Ocho Chilenos de Hoy - Dúos y tríos para viola da gamba, flauta y piano
“… ‘Akustika’, de Juan Lémann, aprovecha bien la densidad sonora de la viola da gamba, equilibrándola con la del piano y la flauta…”

 

EL MERCURIO - Martes 19 de octubre de 1993.-
Federico Heinlein

Crítica de Música - Ocho Estrenos Nacionales
“… Rondón, Aliaga y la pianista lograron un fino afiatamiento en ‘Akústica’, testimonio de la sensibilidad señalada de Juan Lémann…”

subir
  • “ALELUYA” (1958)

EL MERCURIO - Sábado 15 de octubre de 1988.
Federico Heinlein

Coro de Brasilia
“El ‘Aleluya’, de Juan Lémann, une a su excelente textura un toque de jerarquía creadora que permite calificarlo de obra maestra”.

subir


  • “FANTASÍA CONCERTANTE PARA PIANO Y ORQUESTA” (1987)

EL MERCURIO -  Martes 6 de diciembre de 1988.
Daniel Quiroga

CRITICA MUSICAL
Talento Juvenil

“…Se escuchó a continuación el estreno de la “Fantasía Concertante para piano y orquesta” del compositor nacional Juan Lémann. Con una larga carrera en la docencia, en la ejecución pianística y en la composición, el autor de “Leyenda del Mar”, se propuso en esta Fantasía unir los timbres orquestales y el piano, basándose en el variado empleo de notas repetidas y acordes en “trémolo”. El compositor chileno logró el lucimiento del piano solista tanto como su enlace con el color orquestal, y asoció ambos en la realización de una página muy grata que, si no es tan pianísticamente virtuosística como se esperaba, da relieve al teclado dentro de un total muy dinámico y atrayente en su colorido envolvimiento orquestal. La competente técnica de la pianista Margarita Herrera - a quien fue dedicada la obra- rindió homenaje a la composición, luciendo el dominio de las responsabilidades de su parte. El aplauso del auditorio, fue entusiasta para el conjunto, el director y la solista, y notablemente afectuoso para el autor, quien debió subir al escenario a compartir la excelente acogida de su trabajo”.

 

EL MERCURIO - 02-12-1988
Rosario Larraín

Juan Lémann
“Debo Tener una Motivación porque No Compongo para el Escritorio”

Afirma el autor de ‘Fantasía Concertante para Piano y Orquesta’que estrena la Orquesta Sinfónica esta tarde.
(Entrevista  al compositor y a la pianista Margarita Herrera) ...ver másPDF

subir


  • “LEYENDA DEL MAR” (1977-1978)

EL MERCURIO - Lunes 3 de diciembre de 1979.
Federico Heinlein

FESTIVAL DE MUSICA CHILENA - Concierto de Clausura.
“De la música para ballet en tres actos, ‘Leyenda del mar’ de Juan Lémann, se oyó la primera parte, cuya fascinación hace esperar con impaciencia el estreno de la obra completa y en su forma danzada, prometido para 1980. Con una cantidad reducidísima de instrumentos, el autor consigue fabuloso impacto. Se aprecia la maestría de orquestación, la exquisitez de timbres, el extraordinario tornasol del colorido.  Lémann logra evocar la magia del mundo subacuático y el pulular de la fauna marina con vitalidad intensa, a veces alocada hasta el paroxismo.  Todo esto lo consigue de manera sencilla y eficaz, dentro de una forma hermosamente cerrada. Qué satisfacción haber podido conocer, al fin, siquiera un trozo de la magna obra”.

 

ERCILLA - 12 de Diciembre de 1979
Hans Ehrmann

Compositores descongelados - Renacieron los Festivales de Música Chilena.
Víctor Tevah preparó las composiciones chilenas con el mismo cuidado que dedica a una sinfonía de Mozart, e incluso, hubo músicos de la Sinfónica que se llevaron sus partes a la casa con el fin de prepararlas mejor.
‘Leyenda del Mar’ de Lémann, basada en la leyenda de la Pincoya y Chiloé, archipiélago mágico de Nicasio Tangol, primera parte de un ballet que debe ser estrenado en 1980 por el Ballet Nacional, con coreografía de Fernando Beltramí.
-JL: “Era difícil, incluso un desafío, tomar el tema del mar, dado el antecedente de la obra de Debussy. Hace tiempo que buscaba un tema chileno para una pieza de tipo programático. Di vuelta las posibilidades de varios poemas para una pequeña cantata, e incluso la de la Batalla Naval de Iquique, hasta que conocí la leyenda de la Pincoya y me decidí por ella”.
Lémann trabaja jornada completa en la Facultad de Música como coordinador de la carreta de composición y compuso Leyenda del Mar en sus “ratos libres”, a lo largo de un año.

“El arte –dice (J. Lémann)- es algo que se produce por maduración.  Alfonso Letelier suele decir que el compositor necesita tiempo para soñar y tiene toda la razón.  Se parte de algo vago que, con el tiempo, se va concretando cada vez más”.

 

REVISTA MUSICAL CHILENA, 1980, XXXIV, N° 152, pp. 23-34.
Luis Merino, Editor

‘Leyenda del Mar’
“La música de la Leyenda del Mar es realmente notable. El compositor maneja tres grandes bloques sonoros en un tejido prioritariamente colorístico, uno corresponde a los instrumentos de viento, el segundo a los instrumentos de percusión y el tercero a las cuerdas. Los combina de tal manera que los timbres individuales se amalgaman a la perfección en función del efecto global, sobre la base de sus modalidades propias de ataque, intensidad y extinción. Los timbres suenan pastosos, ricos y siempre novedosos. Muchos de ellos se basan en elementos de suma simplicidad, motivos rápidos similares a la acciaccatura y al mordente, trinos de variados tipos, desplazamientos cortos y largos, glissandos, clusters y  trémolos.

La música exhibe un dinamismo y unidad realmente notables. Un artífice de la forma, Juan Lémann gradúa de manera acabada una serie de clímax y subclímax, en un fluir que jamás decae. La unidad está dada por el sentido colorístico que prevalece, y por la reaparición en puntos importantes de la estructura de dos materiales. El primero de ellos surge al inicio del movimiento a cargo del  corno, la trompeta y el trombón, secundados por el piano y el vibráfono. De carácter “atmosférico marítimo”, tiene como base un núcleo interválico constituido por un trino (Mi-Si-bemol) y una cuarta justa ( Si bemol-Mi bemol). Este material se elabora en el transcurso de la partitura(p.25) y al final (pp. 46-47), como resolución del clímax del movimiento. El otro material se presenta en p.18, y tiene como base un desplazamiento ondulante en el registro grave a cargo del fagot, contrafagot, violoncellos y contrabajos, apoyados por el piano y los instrumentos de percusión.  Reaparece (en p.32), semejante a “un oleaje insistente”, y se intensifica en el “misterioso” (de pp. 38-41), del que surge el clímax del movimiento”.

 

 LA NACION - Miércoles 27 de agosto de 1980.
Luis Bustos Sáez

Juan Lémann
Cuando la música chilena no es una leyenda

“Leyenda del Mar” en todo su esplendor debutará próximamente en Santiago, luego que el Ballet Nacional bajo la dirección de Nora Arriagada decidiera llevar a escena tan magistral obra musical.

Su autor, Juan Lémann, quien obtuvo el premio Festival de Música Chilena organizado por la Facultad de Ciencias y Artes Musicales y el Servicio de Desarrollo Científico, Artístico y de Cooperación Internacional de la Universidad de Chile, manifestó su alegría de ver concretamente una obra completa de temática y autor nacional compuesta especialmente para ballet (...)

(...)Sólo elogios tiene el reciente Premio Nacional de Arte, el maestro Víctor Tevah, para la creación de Lémann: “Con su brillante técnica, logró en esta excelente obra musical la sonoridad propia de una orquesta de 50 instrumentos”.
“Además –dijo-, pienso que Lémann es uno de los compositores más avanzados en Chile y a través de esta obra no sólo se enriquece la música sino los valores jóvenes chilenos...ver másPDF

LA SEGUNDA - 3 de septiembre de 1980.
Espectáculos

Juan Lémann
“Es importante que se haga ballet con música chilena”

“Juan Lémann considera que esta obra “tiene mucha importancia, desde el punto de vista nacional, porque está basada en un tema netamente chileno y, tanto la música como la coreografía, han sido creadas por chilenos…”
“Yo no soy el primer compositor al que le interesa el mar. Debussy lo describió muy bien y es difícil de igualar. Costaba llegar a algo más. El mar me interesó como elemento fluctuante, que coincide con una búsqueda sonora que yo me había planteado. El mar tiene vida, es un elemento estable, pero que está siempre cambiando en ondulación, color, etc. He tratado, en mi obra, de dar una fisonomía sonora de planos fluidos y de entregar toda una ondulación del mar, a través de la música.”

 

REVISTA QUÉ PASA -  4-10 de septiembre de 1980.
ARTE Y CULTURA
Víctor Manuel Muñoz

La Pincoya ya no será leyenda - La magia del mundo subacuático
“La música de La Leyenda del Mar parece ser, a juzgar por algunos comentarios basados en su presentación del año pasado en el Festival de Música Chilena, “realmente notable”.  Para conseguir su efecto, el compositor ha recurrido a una orquesta de cámara, compuesta de una flauta, un oboe, un clarinete, un fagot, un corno, una trompeta, un trombón, nutrido instrumentario de percusión y cuerdas. Lémann maneja tres grandes bloques sonoros en un tejido prioritariamente colorístico; uno corresponde a los instrumentos de viento, el segundo a los de percusión y el tercero a las cuerdas;  los combina de tal manera,“que los timbres individuales se amalgaman a la perfección en función del efecto global, sobre la base de sus modalidades propias de ataque, intensidad y extinción”. ...ver másPDF

 

EL MERCURIO - Lunes 8 de septiembre de 1980.
Federico Heinlein

CRITICA DE BALLET
“La Leyenda del Mar

“Para nosotros, ‘La leyenda del Mar’ es el mayor acierto que, hasta ahora, se apuntara el ballet de arte, hecho exclusivamente por valores nacionales. Juan Lémann, autor de la música; el coreógrafo Fernando Beltramí; Ana Soza, a quien se deben escenografía, trajes e iluminación, y un reparto netamente chileno han superado, en esta colaboración, todo lo que antes se había obtenido.

La obra de Lémann, cuyo primer tercio se conoció a fines de 1979, es fabulosamente rica, confeccionada con mano maestra.  El compositor atestigua un dominio acabado del timbre y nos regala casi media hora de música sugerente y vital. Su vitalidad puede incluso resultar peligrosa para cualquier coreógrafo, porque las sonoridades en sí son de una plasticidad que parece hacer superflua toda traslación a un medio visual. Agreguemos que la partitura fue expertamente realizada por un conjunto de solistas de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Chile bajo la batuta de Víctor Tevah, y reproducida en una grabación magnetofónica de estupenda nitidez.

El triunfo de esta novedad, recibida con aplauso atronador, hará necesarias muchas repeticiones”.

 

EL MERCURIO -  Domingo 14 de septiembre de 1980.
Suplemento Artes y Letras,
Fernando Emmerich

La Pincoya
Un Ballet Latente en la Leyenda.

“Parte central de la leyenda, en la descripción de Nicasio Tangol, la constituye la danza de la Pincoya al ritmo de una canción que entona el Pincoy.         Hay allí el germen -danza y música- de un ballet, y es mérito del músico chileno Juan Lémann el haberle dado recientemente forma de tal. ...ver másPDF

 

La Gran Revista del Diario LA NACIÓN - 21 de septiembre de 1980.
Víctor Carvacho

BALLET
LA LEYENDA DEL MAR
“…Fue un ensamble formidable de lo surgido del seno de lo popular, en lo que tiene de abismo poético, como manifestación de una sabiduría ancestral, y el desarrollo de la fantasía cultivada, poseedora de algo más que la técnica, como en el caso presente, en el cual, tanto el músico como el coreógrafo y el diseñador de los aspectos visuales puros, supieron moverse con libertad alada en el marco de lo sugerente, alusivo y elusivo, hasta lograr un ballet potencialmente paralizador para el que escucha, mira y sueña despierto.
La música de Lémann es sumamente fecunda en ideas.  Crea una trama musical de variedad potente.  Desarrolla un trasfondo sonoro lleno de contrastes entre los matices de los timbres instrumentales y la alternación con pasajes de vigoroso subrayado rítmico.  Alude con cromatismo sutil a instrumentos aborígenes y a ritmos huilliches, no exentos de los borroneos, superpuestos, como desvanecidas sombras peninsulares, en el humus popular de Chiloé.  Es decir, lo chilote de otrora y de ahora dando veladamente el color local de lo chilote.

En la Leyenda del Mar encontramos un ballet pleno de vitalidad, de un lirismo poético que habla de alegrías voladoras, como para dar un paseo por la fantasía y gozar.

Creadores e intérpretes merecen elogios.  Fue un éxito.  El público supo vibrar”.

 

EL MERCURIO - Sábado 16 de junio de 1984.
Federico Heinlein

CRITICA  MUSICAL
Víctor Tevah y la Camerata Chile
“… Encabezó dicha selección la música para ballet “Leyenda del Mar”, de Juan Lémann.
Repetidas veces hemos ponderado las virtudes de esta obra del compositor nacional. Cada vez que la oímos nos vuelve a impresionar su paleta que amalgama elementos de Debussy, Ravel y Stravinsky con otros, más contemporáneos, para formar un lenguaje muy personal.
La partitura, para timbres individuales, da fe de virtuosismo brillante y certera imaginación auditiva. En la estructura sonora late un impulso febril, reflejo del acontecer interior que no necesariamente requiere la representación danzada. Pese a la acústica un tanto seca del recinto se produjo un ambiente mágico, lleno de fantasía, sugerencias y arrebatos aleatorios.
Los profesores de la Universidad de Chile lograron una hazaña interpretativa y el maestro Víctor Tevah se sacó los zapatos al sumergirse, junto a sus músicos, en las delicias oceánicas, sin perder el control.

¿Cuánto tendremos que esperar hasta volver a ver un montaje coreográfico de esta magnífica creación, cuyo idioma internacional está entreverado de ritmos autóctonos y efectos instrumentales de color aborigen?”

subir


  • “MIRADA RETROSPECTIVA” (1992)

EL MERCURIO - Domingo 16 de agosto de 1992.
Federico Heinlein

Critica de Música
Coro de Cámara UC
Dentro del ciclo Lunes Musicales en el Centro de Extensión de la Universidad Católica oímos al acreditado Coro de Cámara del maestro Ricardo Kistler. …
Hablemos ahora de las páginas con piano, instrumento fielmente servido por Erika Vöhringer, y en primer lugar del estreno absoluto de “Mirada retrospectiva”, de Juan Lémann sobre un texto de Blest Gana. El enfoque expresionista del compositor recalca el clima del verso de manera muy impresionante, caracterizándolo a través de unísonos imponentes, desgarradoras disonancias y una parte para teclado de reverberación orquestal.No solamente comparada con esta reciedumbre, el arreglo de “Bridge over troublet water”, de Paul Simon, para voces mixtas y piano parecía a la vez pomposo y falto de interés.

… Los cantantes aparecen felices con la complacencia de los demás números. La interpretación por el coro, el desempeño de la pianista y la sabia mano del director hicieron lo suyo para que el auditorio quedara contento con el eufónico resultado.

subir


  • “OBERTURA DE CONCIERTO” (1986)

EL MERCURIO - 10 de agosto de 1986.
Federico Heinlein

CRITICA MUSICAL
Undécimo Programa de la Sinfónica
“La Obertura de Concierto del compositor nacional Juan Lémann, ganadora del certamen al que convocara la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, encabezó el último programa del director Jacques Bodmer al frente de la Sinfónica en el Teatro Astor.   Conocimos una creación imaginativa, refrescante, llena de color y atmósfera,  especie de estudio para orquesta, con efectos tímbricos que yuxtaponen sonoridades amorfas y llamativas reiteraciones sincopadas, abriendo al oyente el apetito de algo venidero.

Habría sido agradable y provechoso volver a escuchar la breve página en el acto, procedimiento habitual en otras latitudes.  Bodmer y el conjunto tuvieron una actuación brillante, que significó para Lémann el aplauso cordialísimo de toda la concurrencia”.

 

EL MERCURIO -  26 de julio de 1994.
Federico Heinlein

Crítica de Música
Obras para Orquesta
La Obertura de Concierto (1986) del músico nacional Juan Lémann encabezó el programa de la Orquesta Sinfónica en el Teatro de la Universidad de Chile.  Obra excelente, bien concebida, bien ejecutada y de mucho vigor, usa la gran orquesta con oficio acendrado.  Por momentos desata un vendaval de colores, mientras que un instante ralo es sólo para el timbalista (Juan Coderch) y el concertino (Alberto Dourthé).  La Sinfónica supo ser delicada o tajante, y el maestro Cobos dirigió con soberano dominio sobre cada parámetro.

Constituyó una iniciativa afortunada repetir la breve obra, llena de interés, que se propone preparar el camino hacia otra, más extensa.

 

EL MERCURIO -  Viernes 15 de julio de 1994.

JUAN LEMANN:
“La Emoción Es Fundamental en Mi Obra”.
• Dos partituras del músico chileno integran la temporada del Teatro Universidad de Chile: “Variaciones sobre La vaca lechera” y “Obertura de Concierto”. ...ver másPDF

 

EL MERCURIOJueves, 29 de julio de l999.

HITO MUSICAL DEL SIGLO XX
“La Consagración de la Primavera” de Stravinsky, y obras de Berg y Lémann, interpretará mañana y el Sábado la Orquesta Sinfónica bajo la dirección del maestro mexicano Eduardo Diazmuñoz.

(Entrevista al Director de Orquesta Eduardo Diazmuñoz)

¿Cuál es su impresión de la obra de Lémann?”(Obertura de Concierto), responde: “Este compositor logra armar una obra con gran color jazzístico en su construcción. Creo que podremos hacerle justicia. Es una partitura exportable, con un caudal rítmico  que lo atrapa a uno”.

 

EL MERCURIO, Revista El Sábado Sábado 31 de Julio de l999

Teatro Universidad de Chile. 19.30 horas
ORQUESTA Y VIOLINES PARA JUAN LÉMANN
“Un merecido homenaje al compositor, intérprete y figura clave de la música en Chile, Juan Lémann, es el que le rinde el sábado 31 la Orquesta Sinfónica bajo la dirección del maestro mexicano Eduardo Diaz Muñoz. La Obertura de Concierto, compuesta en 1986 busca dar acceso en forma libre a otras obras programáticas.  El programa continúa con la violinista Natalia Korsakova que interpreta el Concierto para violín de Alban Berg y uno de los hits de Stravinsky, La Consagración de la Primavera, suceso del siglo XX”.

 

EL MERCURIO - Sábado 7 de Agosto de 1999.
Daniel Quiroga

Crítica de Música
Programa Moderno en la Sinfónica

“Al reencuentro del tiempo perdido podría  decirse que fue el lema del programa ofrecido al viernes pasado en el Teatro de la U. de Chile. La gran asistencia al concierto en que se ofrecieron obras del compositor chileno Juan Lémann y de los europeos Alban Berg e Igor Stravinsky, señala muy claramente que el interés del público está por los valores musicales de este siglo.  Correspondió al decano de la Facultad de Artes, profesor Luis Merino, recordar la figura múltiple del compositor Juan Lémann Cazabon,  que en la música chilena de este siglo (1928-1998) dejó una  valiosa huella de actividades  como intérprete pianista, compositor y profesor.  Su “Obertura de Concierto” (1986) le muestra como un músico de inspiración ágil y de un sentido del colorido instrumental que emplea, frecuentemente, con un dejo humorístico.  El director mexicano Eduardo Diazmuñoz captó y animó el contenido de esta obra, aplaudida con entusiasmo.

Fue una gran tarde sinfónica”.

 

EMOL20 de Septiembre de 2006.
Gilberto Ponce

Obertura de Concierto
“El destacado músico nacional Juan Lemann escribió su “Obertura de Concierto” en 1986, año en que se estrenó. Se trata de una interesante y bien orquestada obra, que demuestra influencias tanto de Stravinsky como del jazz. La versión de Yampolsky hizo justicia a los valores de la obra que abrió la segunda parte”.

subir


  • “PIERROT” (1951)

Música incidental improvisada por Juan Lémann para la obra de mímica del mismo nombre de Alejandro Jodorowsky
(Transcripción de fragmento de programa radial del compositor Gustavo Becerra sobre  la música “Topografía de un Desnudo” de Juan Lémann  para la obra teatral de Jorge Diaz, emitido en la  radio IEM en 1968)

    “… Él siempre ha sido un excelente improvisador de jazz y en general un muy buen improvisador.   Así, por ejemplo, se le conoció entre bastidores, cuando improvisara para Alejandro Jodorowsky hace más de 20 años al piano y siguiéndole como un guante, paso a paso, la música de aquellas pantomimas que hizo imitando un poquitito el Pierrot que se viera antes en la película “Les enfants du paradis”, en la que el actor Jean Louis Barreault mostrara la capacidad de emotividad que tiene el arte de la mímica”.

    subir


  • “PUENTES” y “MAESTRANZAS DE NOCHE”  (1987)

EL MERCURIO - Domingo 17 de enero de 1988
Federico Heinlein.

CRITICA MUSICAL
Obras Chilenas Contemporáneas

“…Otra novedad absoluta constituyeron las Dos Canciones, de Juan Lémann, igualmente escritas el año pasado, sobre versos del “Crepusculario”, de Neruda.  En ellas, el músico nacional consigue una palpable correspondencia entre el realismo mágico de “Puentes” y “Maestranzas de noche” y su partitura de colores imaginativos y vitalidad disonante, con mucho trémolo y una atmósfera acerada.  Carmen Luisa Letelier (contralto), Cirilo Vila (piano), Valene Georges (clarinete), Patricio Cádiz (violín) y Patricio Barría (chelo) captaron con fruición el ambiente tan particular de esta obra”.

 

EL MERCURIO - Domingo 28 de agosto de 1988.
Federico Heinlein.

CRITICA MUSICAL
Ensemble Bartok  e Invitados
“… En homenaje a los sesenta años de Juan Lémann, las canciones nerudianas, elocuentemente expresionistas, para el Ensemble Bartok,  sobre dos férreos poemas del Crepusculario”.

subir


  • “RAPSODIA”  (para guitarra) (1995)

CD "Compositores Chilenos / Obras para guitarra",1999.
Juan Pablo González
Instituto de Música, Universidad Católica de Chile.

Dedicada a Luis Orlandini, esta es una obra larga y diversa, organizada en secciones consecutivas donde Lémann explora distintos recursos técnicos y expresivos del instrumento, produciendo una guitarra recia y delicada a la vez, con alguna dosis de virtuosismo. Si bien existen motivos rítmicos y melódicos reiterativos, ostinatos, y una armonía cuartal recurrente, que son elementos que le otorgan unidad a la obra, en ella impera el contraste y la heterogeneidad, lográndose una pieza fresca, a ratos misteriosa y meditativa, pero luego juguetona, casi humorística.

 

CD "Bicentenario de la guitarra Chilena", Julio 2009.
Oscar Ohlsen
Pontificia Universidad Católica de Chile.

Sobre su variada producción musical, Federico Heinlein señaló: “La obra de Juan Lémann es fabulosamente rica, confeccionada con mano maestra.” Su Rapsodia es, como su nombre lo indica, una obra cuyos temas se van sucediendo libremente. En ella Lémann explora los inagotables recursos de la guitarra, la que convierte en poderosa por momentos y luego sutil y delicada, con contrastes permanentes entre la reflexión y la expresión lúdica. Fue dedicada a Luis Orlandini.

 

EL MERCURIO - 9 de octubre de 1997.
Federico Heinlein

Dos Grandes Solistas.
“… Temperamento y carácter, junto a rasgos juguetones de danza, conviven armoniosamente en la “Rapsodia” (1995) de Juan Lémann....”

 

FACULTAD DE ARTES DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE - Julio de 2009.
Texto de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile (Extracto)

“… También he querido mostrar una de las obras de enorme valor escritas por un compositor chileno, la Rapsodia de Juan Lemann, obra que le encargué y me dedicó en 1995", cuenta Luis Orlandini.

subir


  • “SONATA PARA ARPA”  (1960)

Año 1960.
Daniel Quiroga

“… Juan Lémann mostró un serio sentido constructivo en su Sonata para Arpa, cuyo idioma, claro y lógico, evita con acierto todo lugar común sonoro en el instrumento elegido”.

 

EL MERCURIO - Octubre de 1960
Juan Orrego Salas.

Conciertos de la semana
Música de Cámara, recitales de órgano, chilenos contemporáneos

“… La Sonata para Arpa de Juan Lémann reveló conocimientos minuciosos del instrumento e incluso una explotación exhaustiva de sus posibilidades…  Es en su segundo movimiento donde los aspectos técnicos revelan servir con mayor claridad a los dictados emotivos del compositor y, por lo tanto, definen como la parte más atrayente de la obra”.

subir


  • “TENSIONES PARA PIANO” (1969)

Revista Musical Chilena, No. 113-114, Enero-Junio 1971:
“La música chilena para piano de la generación joven (1925)”
por Inés Grandela,

“… ‘Tensiones’ representa un avance en el estilo del compositor hacia una mayor fluidez y personalidad. Aunque hay una búsqueda formal diferente con respecto a las obras anteriores del mismo compositor, en “Tensiones” se define un común denominador estilístico en cuanto a la fuerza rítmica y preocupación por el color armónico dentro de un lenguaje atonal”.

subir


  • “TRES VARIABLES  PARA PIANO” (1977-78)

REVISTA ERCILLA - 23 de Septiembre de 1981.
Daniel Quiroga

MUSICA CHILENA
Al encuentro del público.
Dos cassettes con música de Amenábar, Riesco, Lémann e Ida Vivado
“… El amante de la música tiene ahora la posibilidad de conocer la expresión contemporánea… en la imaginativa y sorpresiva Tres Variables, de Juan Lémann….”

 

ELMERCURIO - Martes 11 de noviembre de 1980
Federico Heinlein

CRITICA MUSICAL
Obras pianísticas del Siglo Veinte
Un concierto excepcional de música para piano –sólo, a cuatro manos y dos pianos-  presentó la Asociación Nacional de Compositores junto con el Goëthe Institut en la sala de este último.
“…Otro tanto (una hazaña memorable) diríamos de los estrenos que Margarita Herrera ofreció de obras nacionales recientes.  En ellas se conjuraron la estupenda mecánica e intuición de la pianista con la calidad intrínseca de las partituras.

Muy valiosas estimamos, igualmente,  las “Tres Variables” de Juan Lémann.  No contenta con la ejecución precisa de lo estampado en el pentagrama, la intérprete logró hacernos sentir el vigor esencial de estas creaciones, vigor que va mucho más allá de la mera búsqueda de posibilidades constructivas.  Supo impactar con la insistencia, los bloques de sonido, las fricciones cromáticas de la primera. Captó el temperamento, las oportunidades pianísticas, el discurso de disonancias tensas del gran trozo central.  Se adentró en el mundo hierático del tercero, que transcurre como con el aliento contenido.  Hubo aquí una densidad descomunal, un clima de notable suspenso”.

 

REVISTA MUSICAL CHILENA XXXV/156 (octubre-diciembre, 1981
pp.59-63 [pp. 61, 62].
Luis Merino Montero

Cassettes editadas en 1981 por la Facultad de Artes de la UCH y
Fonogramas Euterpe y Alhué
“Margarita Herrera entrega una versión sobresaliente de una obra difícil, las Variables 0, I y II de Juan Lémann, escritas entre 1977 y 1978.
Junto a la música del ballet Leyendo del Mar (completada en 1977), esta obra demuestra el dominio acabado del lenguaje contemporáneo a que ha llegado Juan Lémann, después de haber incursionado en sus obras más tempranas en un estilo de fuerte dejo neoclásico strawinskiano.
En las tres Variables, su profundo conocimiento del piano le permite explorar una amplia gama de timbres, intensidades, ataques, registros y densidades del instrumento.
Artífice de la forma, Juan Lémann sabe graduar de manera acabada una serie de clímax y subclímax, en marcos estructurales simétricos y unificados”.

 

On  With the Show!
An Air Copy from WLFR-FM 91.7 on the dial
and Enjoying the Arts
February 19th ,1993
Barry Cohen

‘NEW MUSIC NOW!’  AT CAMI HALL
(Traducción al español de la crítica en ingles)
“Los seguidores de la escena musical contemporánea  pudieron disfrutar de  un  concierto de cámara ideal para ellos, el viernes 19 de febrero. Seis compositores de seis obras escritas entre 1979 y 1991 estuvieron representados en un programa en el Cami Hall en West 57th Street. Y sólo una de las piezas no era un estreno en Nueva York.

“… Se puede decir que su interpretación (la del pianista Daniel Kirk-Foster) de dos modernísimas composiciones, Tres Variables de Juan Lémann, y Mi y Fa de Nicolai Roussakis fué totalmente segura, siendo la  del señor Lémann la obra  más reconocida  del programa. Escrita en 1979, es una obra disonante con un  uso dramático del pedal, súbitos diminuendos y larguísimos trinos. En algunos pasajes el compositor da al intérprete un poco de libertad de acción, al escribir notas sin valor exacto, produciéndose así el rubato. El señor Lémann, un chileno, no escribe por cierto, en un estilo nacionalista”.

 

subir


  • “VARIACIONES PARA PIANO” (1962)

REVISTA MUSICAL CHILENA Nº 113-114,Enero-Junio 1971.
“La música chilena para piano de la generación joven (1925)”
por Inés Grandela

“Dentro de la producción de Juan Lémann, sus “Variaciones para piano” es la obra que muestra con mayor claridad  el fondo psicológico del autor, tanto en el aspecto expresivo como rítmico, los que constituyen su mayor preocupación. Así, el compositor logra su propósito en dicha obra al unir elementos seriales de 12 tonos con otros no dodecafónicos como vehículo de un contexto lírico y cantabile a ratos y rítmico en otros.  En su integridad la serie adquiere un carácter temático.  Al fragmentarse sirve como depósito de ideas temáticas, alejándose de los principios tradicionales de la técnica serial dodecafónica.  La finalidad de esta obra es dar, dentro de un lenguaje contemporáneo, libre curso a la expresión subjetiva: patetismo, tragedia, melancolía e ironía, rasgo este último característico de su personalidad”.

 

Revista Alemana  “EL CÓNDOR” -  01 de Febrero de 1975.

Discos nuevos.
Música de piano de compositores chilenos (Amenábar, Lémann, Botto)
“La sucesión de variaciones de Juan Lémann es una obra de trascendencia profunda, en la cual alternan momentos pensativos y melancólicos, con aforismos penetrantes o a veces sutilmente escurridizos o que culminan en una síntesis “Passacaglia”, la más alta sabiduría.  Como siempre, Oscar Gacitúa también acá combina la perfección técnica como la capacidad de expresión plástica”.

 

EL MERCURIO -  Sábado 28 de octubre de 1989.
Daniel Quiroga

Hazaña Pianística
“El goce de la música elaborada imaginativamente para la sonoridad propia del piano al alcance de la mano, resumieron las Variaciones de Juan Lémann (sobre un tema  propio), dando grato término a una tarde de encuentro con la inquietud creadora de nuestros compositores”.

subir


  • “VARIACIONES SOBRE LA VACA LECHERA”(1947-1948)

EL MERCURIO, Revista  WIKEN - 8 de Noviembre de 2001.
Pedro Galindo

Las Vacas de Lémann
“… Precedente ineludible es el compositor chileno Juan Lémann (1928 - 1998) y sus doce "Variaciones para piano sobre una vaca lechera". Obra excepcional que ha arrancado carcajadas a generaciones de músicos, que más tarde inspiró el ballet "La vaca Cornelia", coreografiado por el Ballet de Cámara de la Universidad de Chile y que hoy es material infaltable en las clases de composición.

Lémann compuso estas variaciones en su época de estudiante en el Conservatorio, como un número humorístico para financiar un viaje al sur. En ellas, el tema de "La vaca lechera" aparece tal como lo habrían tocado Bach, Häendel, Mozart, Beethoven, Chopin, Debussy, Stravinski, Prokofiev o convertida en tango, jazz, canción húngara y melodía china.

La obra fue grabada en vinilo en los sesenta, improvisada por el propio Lémann al piano. "Y es que para él esto sólo era una chacota, una diversión para entretener a los amigos”, recuerda su viuda, María Luisa Herreros, quien prepara la reedición de ese registro que será lanzado próximamente”.

 

LAS ULTIMAS NOTICIAS - 30 de Noviembre de 2007.
Mario Córdova

“La Vaca Lechera” está de regreso
“A mediados de los años 60 el compositor, pianista y profesor chileno Juan Lémann (1928-1998) grabó un LP titulado “Ironías musicales”, donde se recogía una genialidad que él mismo había ideado en sus tiempos del Conservatorio Nacional de Música.
Ésta consistía en una serie de catorce variaciones sobre el popular tema de “La vaca lechera” más una decena de “Humoradas” o juegos musicales de diversa índole. La grabación, luego disponible en cassette, había desaparecido del mercado hace más de dos décadas y pronto se convirtió en leyenda y producto de culto, que sólo podía escucharse esporádicamente en Radio Beethoven y conseguirse en el Persa Bío-Bío.

Tenía que ser el sello SVR (consagrado sólo a la música chilena del ámbito selecto) el que rescatara la cinta máster original y pusiera en el mercado la reedición de esta verdadera joya.

Así, con excelente sonido y con clara diferenciación de todas las pistas, puede ahora disfrutarse nuevamente de esta “Vaca” interpretada al estilo de Bach, Haendel, Mozart, Beethoven, Chopin, Prokofiev o Stravinsky, y también de números tan divertidos como “Vals de Strauss siútico”, “Claro de Luna-Night and Day” o “Mozart en España”.

El CD dura apenas 26 minutos, pero eso no debiera importar. De lo bueno, poco”.

 

RADIO BEETHOVEN FM.
Romina de la Sotta Donoso

Ya existe en disco “La Vaca Lechera” de Juan Lémann
“… En radio Beethoven somos testigos del profundo interés que despiertan las variaciones grabadas por el chileno Juan Lémann de "La Vaca Lechera". Recibimos decenas de llamados cada vez que han sido programadas...ver másPDF

subir


  • BALLET ‘LA VACA CORNELIA (1970)
    Con la música de las ‘Variaciones sobre La Vaca Lechera’ de Juan Lémann

EL MERCURIO - Sábado 8 de Agosto de 1970.

CRITICA DE BALLET
“La Vaca Cornelia”

Gaby Concha es jefa de grupo del inquieto conjunto de cámara que pertenece al Departamento de Danza de la Universidad de Chile. (…)  Terminó el programa con el estreno de una obra de franca intención cómica “La vaca Cornelia”, basada en las conocidas variaciones pianísticas de Juan Lémann sobre la canción “Tengo una vaca lechera”.

El libreto de Carmen Concha Mourgues sigue con habilidad las vicisitudes de la ingeniosa música.  Cuando ésta imita estilos caducos, la acción transcurre en una academia de baile, mientras que los disfraces internacionales del tema se aprovechan para llevarnos a diversas regiones del mundo.

 

EL MERCURIO - 14 de abril de 1987.

Ballet Nacional Estrena Coreografía para Niños
Se trata de “La vaca Cornelia”, una obra de Gaby Concha con música de Juan Lémann.
“… Esta Temporada Educacional, destinada a los alumnos de enseñanza básica, tiene como objeto principal incentivar el arte de la danza en los más pequeños.  .
“… La vaca Cornelia” fue estrenada en 1972 por Gaby Concha, con una duración de 35 minutos.  La música, de Juan Lémann, es una variación de la canción “La vaca lechera”, tan conocida entre los pequeños.
La obra es muy fácil de entender por parte de los párvulos ya que relata las aventuras de una vaquita que, al no poder ingresar a una academia de baile, decide recorrer el mundo y, al pasar por distintos países, ve a sus “hermanas” bailar el tema central según sus costumbres.

Posteriormente, en el mes de mayo … el Ballet Nacional Chileno ofrecerá una Temporada Educacional dedicada a la Enseñanza Media.

 

EL MERCURIO - Viernes 15 de julio de 1994.

Variaciones sobre ‘La vaca lechera’, compuesta en 1952, y que sirve de soporte musical para la coreografía “La vaca Cornelia”, de Gaby Concha
“… La historia de la Variaciones sobre ‘La vaca lechera’ es otra.  “Fue una broma.  Yo era estudiante del antiguo Conservatorio y necesitábamos plata para hacer un viaje de estudios.  Tomé el tema de “La vaca lechera” e hice unas  variaciones con las que me desquité de todo lo que había tenido que aprender.  Están hechas tomando las características más prominentes de músicos como Bach, Haendel, Beethoven (una especie de marcha fúnebre), Debussy (“La vaca sumergida”), Prokofiev (“Pedrito y la vaca”) y Stravinsky.  Luego, paseo a la vaca por diferentes países”.

 

LA TERCERA -  Viernes 15 de julio de 1994.
Yolanda Montecinos

“La Vaca Cornelia” con música de las “Variaciones sobre la Vaca Lechera”
ESTRENO BALLET
LA HISTORIA DE UNA VAQUITA BAILARINA
TEMA PARA UN BALLET

“Corría el año 1971 y Gaby Concha, una joven coreógrafa y bailarina del “Ballet Nacional chileno” era parte además del Ballet de Cámara “Balca” en el que se hicieron y perfeccionaron varios elementos de este arte.  Ensayando una obra profunda y compleja, ella y sus compañeras de trabajo comenzaron a improvisar temas, en plan de descanso.  Entonces, ella recordó un juguete dancístico infantil que había lanzado como esbozo en uno de sus trabajos con niños, en los parques de Santiago.

El músico y compositor Rudy Lémann (error en el periódico. Es Juan Lémann), en igual actitud, había compuesto variaciones sobre el tema “La vaca lechera” y así se produjo, la unión perfecta. Y tanto, que el estreno fue un éxito y la reposición en  1987, se convirtió en un suceso de larga permanencia en cartelera.  Se presentó, entonces en la Sala Gala (Ex Teatro Silvia Piñeiro, ex estudio de Televisión Nacional, ex teatro IEM y ahora, Cine-Arte Normandie) ante platea de todas las edades y con una impresionante labor de difusión.  Los niños subían al escenario a bailar con la vaquita…”.

subir


  • CD  “ JUAN LÉMANN, UN ESPÍRITU DE AMOR POR LA MÚSICA”  (1999)

EMOL, El Mercurio on Line,  Santiago, Viernes 30 de Julio de 2010
MUSICA.  Juan Antonio Muñoz H.

CD “Juan Lémann, un Espíritu de Amor por la Música”.Varios Intérpretes
“El pianista y compositor Juan Lémann falleció en mayo de 1998 dejando el recuerdo de un hombre bueno y de un artista notable, silencioso en sus más entrañables encuentros musicales. Este disco recoge partituras desde 1962 hasta 1986, en interpretaciones en vivo y en estudio. Junto a títulos como Obertura de concierto (1986) y Variaciones para piano (1962, interpretada por Oscar Gacitúa), en la placa destaca Leyenda del mar (1977), su obra maestra, imprescindible en cualquier antología de música chilena. El folleto contiene un acabado estudio de su trabajo y fotos históricas”.

 

EL MERCURIO - Lunes 15 de Mayo de 2000
CULTURA Y ESPECTÁCULOS

El Espíritu de Juan Lémann
La Academia Chilena de Bellas Artes rendirá hoy un homenaje al compositor chileno, fallecido el 16 de mayo de 1998. Además, se presentará un disco con grabaciones históricas (en vivo) de sus más prominentes composiciones. ...ver másPDF

 

EL SÁBADO de EL MERCURIO - 20 de Mayo de 2000
Alejandra Kantor

Juan Lémann, su amor por la música
“Conocido por su ballet acerca de la Pincoya en Chiloé, La Leyenda del Mar (1977), donde el colorido y la magia del sur invade al auditor; y por otros, como La Vaca Lechera y sus innumerables variaciones (no incluidas en este disco), que demuestran lo ingenioso y versátil de este gran compositor chileno-francés. El compacto recopila, además, otra obra clave: Obertura de Concierto, un aporte my interesante acerca de cómo se debe iniciar este, y las hermosas  Variaciones para Piano, interpretadas por Oscar Gacitúa.  Destaca el excelente sonido, ya que los originales fueron grabados en los sesenta”.

SUBIR